Adiós 2014.

Este año podría decir que ha sido uno de los peores de mi vida, pero oye no, no lo voy a decir. Voy a decir, que ha sido un año de aprendizaje.
He aprendido… 

Que el único amor incondicional es de una madre (concretamente la mía).
Que a pesar de ser hija única tengo amigas que son mis hermanas.
Que la decepción está a la vuelta de la esquina.
A poner cafés con espuma, acordarme de una comanda de una mesa de 10 de cabeza y a tener una paciencia i n f i n i t a.
A pintarme el ojo con eye-liner y las uñas de la mano izquierda sin salirme.
A tocar la línea básica de caja con redoble.
Que mi vida sin fotografía no tendría sentido.
A rellenar un parte amistoso de accidentes.
Que los abrazos son el mejor recargador de pilas que hay.
A perder la vergüenza.
Que tu familia no es la que presume de que tengas la misma sangre, si no aquellas personas que están para lo bueno y para lo malo.
Las letras de canciones nuevas.
A tener mucha fuerza de voluntad.
Que la ley es una soberana mierda.
A tener cojones y luchar por lo que he creído.
Que instagram me llevó a fotografiar a Vetusta Morla y por eso se que los sueños se cumplen.
A no tener miedo de hacer las cosas sola.
A no preocuparme por cosas que no están en mi mano.
Que el tiempo y la distancia abren la mente y te hacen crecer.
Que soy valiente.

felizañoweb

Así que daré la bienvenida al 2015 con muchas ganas de seguir aprendiendo cosas.

¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!